Publicada el 01/12/2016 en el Suplemento Legislatura del diario Clarín

Las auspiciosas iniciativas del Ejecutivo porteño en materia de urbanización de villas, que venimos acompañando positivamente desde el bloque del FRENTE RENOVADOR, implican un notorio avance en la transformación de las condiciones de habitabilidad para una porción de los pobladores de esos barrios.
Los proyectos de integración social-urbana de las villas 31, 31 bis, 20 y Rodrigo Bueno, toda vez que promueven la construcción de viviendas nuevas, aunque en un porcentaje que podría ser mucho mayor, vienen a ofrecer un indiscutible mejor estándar de vida para los beneficiarios de estas soluciones habitacionales.
Si bien la disposición espacial de esas geografías hubiera permitido un balance más eficiente entre obra nueva y recualificación de lo existente a partir de un proceso de urbanización encadenado en el tiempo, con la correspondiente apertura de calles, parcelamiento e infraestructura de servicios, que logre una modificación sustancial de la fisonomía de villa para llevarla efectivamente a la de un barrio; nuestro compromiso social se pone por encima de las diferencias de concepción estratégica que tenemos con el oficialismo y, consecuentemente, contribuimos a la aprobación de los respectivos proyectos en el trámite parlamentario.
Esperamos que tales logros no sean los últimos para los barrios en cuestión y se conviertan sólo en los primeros pasos de una línea de avance que la Ciudad se debe y les debe a poblaciones que desde hace décadas sufren una condicional habitacional muy deficitaria. En tal sentido, seguiremos bregando por una urbanización mucho más abarcativa de estas villas como de aquellas que todavía están pendientes, dotados de la voluntad y la convicción de que en la Ciudad de Buenos Aires todos sus habitantes pueden vivir dignamente.

 

Nota en Suplemento Legislatura Clarín